Blog Archive

Saturday, October 22, 2005

El Pluralismo en el Aula

Explorar el significado de pluralismo en educación, en plena era de la globalización, resulta muy desafiante para quienes nos movemos dentro de este ámbito. Berger (1997, 1) sostiene que “el pluralismo que caracteriza a la sociedad moderna permite que se abran múltiples oportunidades (…). Por otro lado, ese mismo pluralismo pone en riesgo tradiciones y costumbres de toda índole”. Este planteamiento importa importantes conceptos. Por ejemplo, se remite al concepto de sociedad moderna, la cual se puede entender como aquella cuyo estilo de vida está lleno de ruido y tráfico emanados de los sistemas de comunicación y artefactos de comfort. También incluye el concepto de oportunidades, el cual en educación, involucra equidad y calidad, es decir, la capacidad de los sistemas educativos de llegar a todos los educandos, sin importar sus diferencias socioculturales; y, finalmente, se incorpora la idea del riesgo de ciertas herencias culturales, las cuales, debido a la diversidad de los alumnos, podrían sucumbir en medio de las variadas interacciones que ocurren al interior de los centros educativos.

Por consiguiente, el educador, en y desde su praxis, no debiera pasar por alto las realidades heterogéneas que aportan sus alumnos. Muy por el contrario, no sólo ha de tenerlas en cuenta para sus aproximaciones pedagógicas, sino que además incorporalas como elementos coadyuvantes de los aprendizajes escolares. Esto implica, a su vez, el hacer partícipe a los alumnos en el hecho educativo, desde una mirada democrática, en la toma de decisiones de cuestiones que tienen que ver con su formación. En el Informe Delors se afirma que “la educación tiene una doble misión: enseñar la diversidad de la especie humana y contribuir a una toma de conciencia de las semejanzas y la interdependencia entre todos los seres humanos” (Delors, 1996, 99).

A luz de lo anteriormente expuesto, se podría señalar que pluralismo en educación no sólo implica el respeto y tolerancia por la diversidad sociocultural sino también la democratización de la enseñanza, cuestión que afecta directamente a la apropiación de aprendizajes significativos y cualitativos en los alumnos.

Dentro de este contexto, y sumado a éste el fenómeno de la globalización, el profesor ha de prepararse para responder de manera eficiente a las nuevas demandas societales. Al respecto, Berger (1997, 8), en su mirada a dicho fenómeno, se refiere a la ocurrencia de una globalización cultural, la cual tendería a socavar las certezas tradicionales. En otras palabras, y dentro del mundo educativo, se está poniendo en riego la herencia sociocultural de los alumnos, quienes, en el corto plazo, podrían sentirse absorbidos por las corrientes transculturales implicadas. En esto sentido, se podría señalar que “un obstáculo clave para que los ciudadanos podamos creer en los proyectos de integración supranacional son los efectos negativos que tienen tales transformaciones”. (García, 1999, 26). Todo esto nos conduce al hecho de que en la educación hoy en día, el aspecto de la pertinencia cultural sigue siendo un tema de gran envergadura, y frente al cual, ambos actores han de ser conscientes, pues, ambos por igual, y desde una mirada democratizadora, son responsables del proceso de enseñanza y aprendizaje, tanto desde una aproximación formal (currículo oficial) como informal (currículo oculto).

En consecuencia, el profesor, como líder del proceso educativo, tiene la responsabilidad de mirar a sus alumnos como personas, lo cual implica considerar lo que ellos piensan y sienten, y hacerlos participar de manera democrática en la toma de decisiones tanto a nivel de aula como a nivel general. La organización de los alumnos, a través de centros de curso y centros generales, constituye una importante iniciativa en pro de la democratización educativa. El pluralismo en educación importa, por ende, no sólo el respeto por la diversidad sino también su inclusión curricular. Una vez que esto ocurra, el alumno comprenderá finalmente que la educación, como proceso esencialmente socializador, depende en gran medida sus propias decisiones y niveles de compromiso.

Referencias Bibliográficas

Berger, P. (1997). El Pluralismo y la Dialéctica de la Incertidumebre. Extraído el 19 de Octubre, 2005 de http://www.cepchile.cl/dms/lang_1/doc_1864.html

Delors, J. (1996). La Educación Encierra un Tesoro. México: Ediciones UNESCO.

García, N (1999). La Globalización Imaginada. Buenos Aires: Paidós.

Autor: Fernando Vera, Magíster en Investigación Educativa y Magíster en Ciencias de la Educación con Mención en Gestión Educacional (c).

No comments:

Segundo Manifiesto de advertencia a la humanidad

La Unión de Científicos Preocupados (Unión of Concerned Scientists), de la cual formo parte, junto a científicos de más de 184 países, hem...